San Juan de los Morros. Ciudad en la puerta del llano.


San Juan de los Morros!
la capital del Estado Guárico y es prácticamente la puerta de entrada a los Llanos Centrales.
Creada a partir de antiguas haciendas, se encuentra en un valle, al sur El pariapan al Norte el macizo de los Morros de San Juan. La condición geológica de esta ultima genera las conocidas aguas Termales, con alto contenido de sulfato, y lugar donde se instalo un antiguo hotel y lo hizo paso obligado de Turistas. El presidente Guzmán Blanco construyó la primera carretera a la ciudad, para poder acceder a esta fuente curativa que le había recomendado su médico de cabecera
El monumento de San Juan Bautista «Sanjuanote», de 19,8 mts. , tallado en Calabozo sobre el Cerro El Calvario y trasladado a San Juan en 1935. hasta la Plaza Bolívar tambien construida en ese momento. Fue construido por orden del General Juan Vicente Gómez en 1933 con motivo del decretó como Capital del Estado Guárico
Edificio de la gobernación del estado se encuentra frente a la Plaza Bolívar de la ciudad. Construida entre 1933-1934 por el gobierno del General Juan Vicente Gómez

blog : https://venezuela1811.com/que-hacer-en-san-juan-de-los-morros/ publicado el 23-01-2018

¿Por que Haití es pobre?


Este es uno de esos comentarios que resultan más interesante e imparcial que la misma noticia. Aparece publicada en vista del reciente terremoto de magnitud 7,1 en la escala de Richter que asoló a Haití este 12 de enero de 2010, y que hace que los ojos del mundo dejen atras la indiferencia y se detengan a ver con un poco más de detenimiento lo que ocurre en esta pequeña y empobrecida nación caribeña. Copio textualmente la nota:

PORQUE HAITI ES POBRE?.

 (Ir atrás)

Si bien es cierto que anteriormente España había vaciado las minas de Haiti aun quedaban inmensas riquezas en flora y fauna con inmensos bosques .En 1697, los españoles reconocen la parte occidental de la isla como colonia de Francia y los franceses la bautizan como Santo Domingo (Saint-Domingue). Los colonizadores franceses apuestan por la caña de azúcar y el café, producidos con mano de obra de esclavos traídos de África. Santo Domingo se vuelve una potencia productora de azúcar y fuente de altísimos ingresos con el tráfico de negros. Fue la colonia francesa más próspera en América y el azúcar de buena calidad competía con el que se producía en Brasil.
Ya poco antes de 1770 la colonia exportaba 35 mil toneladas de azúcar bruto y 25 mil toneladas de azúcar blanco al año. Entre 1764 y 1771, la media anual era de 10 mil nuevos esclavos comprados, traídos por los navíos. A finales de la década de 1780, la producción de azúcar casi se dobló en la isla y de 1787 en adelante, eran más de 40 mil nuevos esclavos comprados por año. La pequeña isla fue «colonizada» con esclavos africanos, los cuales recibían el peor tratamiento imaginable por parte de sus «dueños» franceses. «En 1804, tras la sublevación de los esclavos , estos heredaron una tierra arrasada por las devastadoras plantaciones de caña de azúcar, tras la tala de sus bosques y un país quemado por la guerra feroz.

Y heredaron ‘la deuda francesa’.

Francia cobró cara la humillación infligida a Napoleón Bonaparte. A poco de nacer, Haití tuvo que comprometerse a pagar una indemnización gigantesca, por el daño que había hecho liberándose. Esa expiación del pecado de la libertad le costó 150 millones de francos oro. El nuevo país nació estrangulado por esa soga atada al pescuezo: una fortuna que actualmente equivaldría a 21,700 millones de dólares o a 44 presupuestos totales del Haití de nuestros días. Mucho más de un siglo llevó el pago de la deuda, que los intereses de usura iban multiplicando. En 1938 se cumplió, por fin, la redención final. Para entonces, ya Haití pertenecía a los bancos de los Estados Unidos. «Por cientos de años vivirán pobres y morirán endeudados , este es el pago por sublevarse contra sus amos.

No en vano!
El presidente de los EEUU Thomas Jefferson (1801-1809) -defensor de la libertad y propietario de esclavos- declara que de Haití venía un mal ejemplo y que la peste debía ser confinada a aquella isla! La tierra haitiana había sido devastada por el monocultivo del azúcar y arrasada por las calamidades de la guerra contra Francia, y una tercera parte de la población había caído en el combate. Entonces empezó el bloqueo. La nación recién nacida fue condenada a la soledad. Nadie le compraba, nadie le vendía, nadie la reconocía. Y tuvo encima que pagar una multimillonaria deuda ficticia impuesta por Francia y avalada por la comunidad internacional , Es el precio de rebelarse contra los AMOS.Saludos y disculpas por lo extenso del comentario .

FUENTE: comentario de la noticia
http://www.abc.es/20100116/internacional-/pillaje-entre-cadaveres-201001160617.html

ARMASI| 16/Jan/2010
| 23:27:29h

Vista satelital de la capital de Haití, Puerto
Príncipe. Puede ver el lugar del epicentro y las fotos de la capital
haitiana aquí http://bit.ly/6Z36u4. Puede también bajar el programa Google Earth para observar las imágenes de la catastrofe desde aquí http://earth.google.es/index.html

Para ver el epicentro en Google Maps pulsar aqui

Los franceses saquearon hasta exprimir a la alguna vez “Perla de las Antillas”, llamada así por su belleza y su bonanza. Y no es para menos, esta pequeña isla que hoy sucumbe entre ruinas, basurales y agua sucia, llegó a producido el 60% del café y 40% del azúcar que durante dos siglos consumió a su gusto la pletórica Europa.
http://www.ultimasnoticias.com.ve/afp/espanol/animation/HaitiHistoryES1211/start.swf
http://www.ultimasnoticias.com.ve/afp/espanol/animation/HaitiHistoryES1211/start.swf

bbc

Cómo una epidemia en Haití ayudó a Estados Unidos a convertirse en una potencia

(Ir atrás)

DOMINGO 28, JUNIO 2020 | 13:33 HRS

A inicios del siglo XIX una epidemia de fiebre amarilla causó estragos en Haití causando cambios en la geopolítica mundial que aún hoy se sienten.
Fue una epidemia cuyos efectos cambiaron la geopolítica mundial por muchos siglos.
A finales de 1801, Napoleón Bonaparte envió a Haití una de las mayores flotillas desplegadas hasta entonces por la Armada de Francia y sus fuerzas terminaron sucumbiendo ante un mosquito.
Decenas de miles de soldados franceses murieron víctimas de la mayor epidemia de fiebre amarilla registrada en el Caribe en 300 años.
Así naufragaron los planes de Bonaparte para las Indias Occidentales, en los cuales Haití era una pieza central.
Su fracaso creó las condiciones propicias para la consolidación de una pujante pero aún joven nación: Estados Unidos, cuyo ascenso transformaría el tablero internacional en los siglos por venir.
Pero ¿de dónde surgía tanto interés de Bonaparte por Haití?

Un imperio de azúcar y café

Tras haberse establecido a inicios del siglo XXVII de forma informal en la parte occidental de La Española -como se conocía entonces al territorio que hoy ocupan República Dominicana y Haití-, Francia logró que la corona española le cediera formalmente un tercio de la isla en 1697 con la firma del Tratado de Rijswijk.

Bautizada entonces como Saint Domingue, pronto se convirtió en la más próspera posesión de Francia en todo el Nuevo Mundo gracias a su producción de azúcar y café, de los que era el principal exportador a Europa, y, en menor medida, de cacao y añil.

A inicios de la década de 1780, más de 700 barcos recalaban cada año a cargar productos de esta colonia que por entonces representaba dos tercios de las inversiones francesas en el extranjero.

Toda esa prosperidad, sin embargo, se erigía sobre la base del uso masivo y brutal de la mano de obra de esclavos africanos.
Estos estaban atrapados en un círculo vicioso pues los hacendados dedicaban a su manutención la menor cantidad posible de recursos, persuadidos de que no merecía la pena gastar más debido a su alta tasa de mortalidad.
Como consecuencia de ello, la mitad de los esclavos morían durante su primer año en Haití debido a las duras condiciones de vida.
Esto hacía necesario «importar» cada año decenas de miles de humanos, lo que -a su vez- convertía la trata de esclavos en un suculento negocio.
Socialmente, Saint Domingue era una bomba de tiempo con múltiples clases que se odiaban y se temían mutuamente. Como describió el historiador francés Paul Fregosi:

«Blancos, mulatos y negros se aborrecían entre sí.

«Los blancos pobres no toleraban a los blancos ricos; los blancos ricos despreciaban a los blancos pobres; los blancos de clase media estaban celosos de los blancos aristócratas; los blancos nacidos en Francia menospreciaban a los blancos locales.

«Los mulatos envidiaban a los blancos, repudiaban a los negros y eran despreciados por los blancos.
«Los negros libres vejaban a los que aún eran esclavos; los negros nacidos en Haití consideraban como salvajes a aquellos traídos de África.
«Todo el mundo -con mucha razón- vivía con terror de los demás?Haití era un infierno, pero Haití era rico«.
En 1791, paradójicamente inspirados en la Revolución Francesa y en su Declaración de los Derechos del Hombre, los esclavos de Saint Domingue iniciaron una revuelta que 13 años más tarde culminaría en la declaración de independencia, la primera de un país de América Latina.
Muchos hacendados murieron en manos de sus esclavos y numerosas plantaciones fueron quemadas.

Muchos hacendados blancos fueron asesinados y muchas plantaciones quemadas durante la revuelta de esclavos de 1791.

El alzamiento derivó en una guerra civil entre castas, en la que interesadamente también se inmiscuyeron otras grandes potencias coloniales como España e Inglaterra, que apoyaron a uno u otro grupo según sus conveniencias.
La presión de la revuelta fue logrando extraer concesiones de las autoridades francesas, que comenzaron a ofrecer la libertad a los esclavos que se sumaran a sus filas, haciendo de la necesidad, virtud.
Para 1794, Francia abolió la esclavitud en todas sus colonias en el Caribe.
A inicios de la década siguiente, François-Dominique Toussaint Louverture, un exesclavo devenido en jefe militar que formalmente juraba lealtad a Francia, se hizo con el control de Saint Domingue y en 1801 se hizo nombrar «gobernador general vitalicio».

Sus movimientos no pasarían inadvertidos en París.

Una invasión, un engaño

(Ir atrás)

Decidido recuperar el control efectivo sobre la antigua colonia y restaurar su «grandeur«, en el otoño de 1801, Bonaparte envió una flotilla conformada por 26 fragatas, 35 navíos de línea, 22.000 soldados y unos 20.000 marinos, según datos recogidos por el historiador estadounidense J.R. McNeill.

Con tropas mejor entrenadas y apertrechadas, Leclerc no tuvo dificultades para conquistar terreno en Saint Domingue.

A finales de enero de 1802, esta fuerza inicial llegó a su destino, desembarcando en tres puertos distintos.

En los meses siguientes recibirían más refuerzos, aunque no hay consenso entre los expertos sobre la magnitud de los mismos. Se estima que la fuerza total enviada a Saint Domingue osciló entre los 60.000 y los 85.000 hombres.

Al frente de esta expedición iba el general Victor Emmanuel Charles Leclerc, esposo Pauline, la hermana menor y favorita de Napoleón.

El jefe militar había recibido instrucciones secretas sobre su misión.

«Napoleón planeaba que Leclerc, por medio de engaños o por la fuerza, restaurara la economía de plantación, restituyera Saint Domingue a Francia y pusiera fin a la independencia de facto impuesta por Toussaint», escribe McNeill en su libro «Mosquito Empires: Ecology and War in the Greater Caribbean, 1620-1914«.

Sus designios también incluían la reinstauración de la esclavitud pero solamente cuando se hubiera desarmado a los negros y deportado a sus líderes a Francia, por lo que había que mantener la discreción sobre estos planes.

Napoleón también instruyó a Leclerc para que actuara con astucia ante Touissant: primero debía mostrarle respeto para que bajara su guardia y, entonces, debía capturarlo.

Con unas tropas experimentadas y bien apertrechadas frente a las mal equipadas milicias locales, no fue difícil para Leclerc ir ganando cada vez más terreno hasta que en mayo de 1802 acordó un armisticio con Toussaint, quien accedió a retirarse a una de sus muchas haciendas en el campo.

Un mes más tarde, sin embargo, el líder haitiano cometió la imprudencia de acudir a una cita con Leclerc, quien lo arrestó para luego deportarlo a Francia, donde murió en un calabozo menos de un año más tarde.

Un enemigo pequeño y mortal

(Ir atrás)

Algunos historiadores consideran que la captura de Toussaint se precipitó luego de que Leclerc descubrió que el líder haitiano, en realidad, estaba intentando ganar tiempo a la espera de que los franceses se retiraran derrotados por un enemigo implacable: la fiebre amarilla.

«Toussaint tenía conocimiento médico y conciencia de cuándo y dónde las fiebres golpearían a sus enemigos europeos. Aparentemente él sabía que maniobrando para llevar a los blancos hacia los puertos y las tierras bajas durante la temporada de lluvias, estos morirían en masa», señalan los historiadores médicos John S. Marr y John T. Cathey.

Esta estrategia parece insinuarse en una carta que el general haitiano le escribió a Jean-Jacques Dessalines, quien le sucedería como líder y se convertiría en el primer mandatario del Haití postcolonial.

En su texto, Toussaint le da instrucciones a Dessalines para que incendie un puerto donde los franceses tenían una guarnición y le indica: «No olvides que mientras esperamos a la temporada de lluvia, que nos librará de nuestros enemigos, solamente tenemos la destrucción y el fuego como nuestras armas».

Sus cálculos estaban bien orientados, una vez iniciada la temporada de lluvias en 1802, las tropas francesas empezaron a caer bajo los ataques del pequeño pero implacable mosquito Aedes aegypti.

Leclerc da cuenta de que cuán difícil era esa batalla en una carta que por entonces envió al ministro de Defensa francés, Denis Descres:

«Un hombre no puede trabajar duro acá sin arriesgar su vida y es imposible para mí quedarme acá más de seis meses? ¡Mi salud es tan precaria que me consideraría afortunado si logro durar ese tiempo! La mortalidad sigue y el miedo causa estragos? usted verá que el ejército que calcula en 26.000 hombres está reducido en este momento a 12.000? en este momento tengo 3.600 hombres en el hospital», escribió.

«En las noches recientes he perdido entre 30 y 50 hombres al día en la colonia, y no pasa un día sin que entre 200 y 250 hombres entren en el hospital, de los cuales no más de 50 salen», agregó.

Las condiciones en las que vivían las tropas francesas en fuertes atestados o en barcos en los puertos ofrecían un ambiente propicio para la reproducción y los ataques del mosquito.

Las fuerzas recién llegadas del extranjero no poseían, además, una cierta inmunidad a la enfermedad como la que podían haber desarrollado quienes llevaban tiempo residiendo en la isla.

Como consecuencia, las tropas de Leclerc se vieron diezmadas por la fiebre amarilla.

Según estimaciones de McNeill, entre 80% y 85% de los soldados franceses enviados a Haití perdieron la vida, la mayor parte de ellos debido a la enfermedad y solo unos pocos en combate.

«Según todos los estándares, el número de fallecidos y la tasa de mortalidad (en este caso) son difíciles de entender a menos que uno tome en cuenta la convergencia de factores ambientales y ecológicos ideales para un desastre epidemiológico«, resumieron John S. Marr y John T. Cathey.

Una de esas víctimas mortales fue el propio Leclerc, quien falleció en noviembre de 1802. Un año más tarde, las fuerzas francesas terminarían por retirarse de la isla y abandonar formalmente su intento de reconquista.

A su derrota contribuyeron algunos errores estratégicos como la captura de Toussaint, la decisión de Napoleón de reinstaurar la esclavitud en la isla de Guadalupe y las despiadadas acciones del sucesor de Leclerc, general Donatien Rochambeau, que llevaron a Francia a encontrar con cada vez mayor resistencia entre los negros y mulatos.

Ninguno de estos elementos, sin embargo, tuvo un efecto tan demoledor como la fiebre amarilla.

El nacimiento de una potencia

(Ir atrás)

El intento de Napoleón de retomar el control de Saint Domingue fue seguido con interés por el resto de potencias pero causaba gran inquietud, especialmente, en un país recién independizado y aún en formación: Estados Unidos.

A finales de 1800, España cedió a Francia a través de un acuerdo secreto la colonia de Luisiana.

Ese territorio abarcaba los actuales estados de Arkansas, Iowa, Misuri, Kansas, Oklahoma y Nebraska, así como partes de Minesota, Nuevo México, Dakota del Sur, Texas, Wyoming, Montana y Colorado; además del propio estado de Luisiana y de porciones de las provincias canadienses de Alberta y Saskatchewan.

Pero al gobierno de Thomas Jefferson no le preocupaba tanto la extensión del territorio sino su ubicación: controlaban el río Misisipi y el puerto de Nueva Orleans, por donde transitaban tres octavos de los productos que exportaba Estados Unidos.

Otro motivo de intranquilidad era el hecho de que el nuevo propietario fuera una potencia en pleno auge, como la Francia de Napoleón.

«Esto cambia completamente todas las relaciones políticas de Estados Unidos y generará una nueva época en el acontecer político», escribió el mandatario estadounidense en abril de 1802, poco después de haber recibido confirmación sobre la cesión de Luisiana.

«España habría podido retenerla tranquilamente durante años? no puede esperarse que esto ocurra nunca en las manos de Francia. La impetuosidad de su temperamento, la energía y lo inagotable de su carácter, la ponen en un punto de fricción eterna con nosotros?resulta imposible que Francia y Estados Unidos puedan seguir siendo amigos cuando se hallan en una situación tan irritante«, dijo el presidente estadounidense, según relata en su biografía el historiador Jon Meacham.

Intentando solucionar la crisis antes de que esta se presentara, Jefferson envió a inicios de 1803 a James Monroe como su enviado especial a París para negociar la compra de Nueva Orleans con Napoleón.

El objetivo se consiguió pero con una sorpresa añadida: a la propuesta de compra de Nueva Orleans, Francia añadió la oferta de entregar toda la colonia de Luisiana.

Pero, ¿por qué tomó esta decisión?

«Para Francia mantener y defender tierras tan lejos de Europa se estaba haciendo cada vez más costoso y problemático. La derrota a manos de las fuerzas de los esclavos en Saint Domingue era especialmente irritante para Napoleón, quien creía que tenía que destinar sus recursos a campañas más próximas a casa», explica Meacham.

Así fue como el 30 de abril de 1803 se firmó el acuerdo mediante el cual Estados Unidos compraba Luisiana, con lo que ponía fin a cualquier preocupación sobre las ambiciones territoriales de Francia en su entorno más próximo y lograba duplicar su territorio a un precio de oferta: US$15 millones de la época, equivalentes a unos US$340 millones de 2020.

Historiadores como Bob Corbett colocan a Saint Domingue en el centro de la estrategia de Francia para el Nuevo Mundo, en la cual Luisiana estaba destinada a servir como productor de productos para alimentar a los esclavos de la isla.

«Sin la isla, el sistema tenía manos, pies e incluso cabeza pero no cuerpo. ¿De qué servía Luisiana cuando Francia había perdido la principal colonia que Luisiana debía alimentar y fortalecer?«, se preguntaba el historiador Henry Adams.

Otros investigadores creen -sobre la base de algunos indicios- que Bonaparte, en realidad, tenía planes para hacerse con el control de Luisiana y desde allí conquistar Estados Unidos o, al menos, establecerse como una gran fuerza en ese territorio, que había estado dividido entre estadounidenses, franceses y españoles.

Aún si alguno de esos escenarios hubiera fuera el correcto, la derrota en Saint Domingue parece haber puesto fin a esas ambiciones.

La compra de Luisiana abrió las puertas para la futura expansión estadounidense hacia el oeste, incluyendo la guerra con México tras la cual Estados Unidos se anexó Texas formalmente y compró California y el resto de los territorios al norte del Río Bravo.

Esta consolidación territorial no solamente ayudó a convertirle en el cuarto país con mayor territorio del mundo sino que además limitó a dos el número de países con los que compartía frontera terrestre y dejó a los océanos Atlántico y Pacífico como barreras naturales que le protegían de agresiones.

Todos estos elementos han sido fundamentales para evitar que el territorio continental de Estados Unidos sea atacado por enemigos externos y ha evitado que sus infraestructuras (y en gran medida su economía) se vean afectadas por conflictos bélicos.

Y todos estos cambios fueron posibles por la epidemia de fiebre amarilla que azotó a las tropas francesas en Haití.

Queda claro por qué el investigador Erwin Ackerknecht llegó a decir que probablemente esa haya sido «la epidemia más importante de la historia».

¿Por qué Haití es tan pobre?

(Ir atrás)

Durante el siglo XVIII, Haití producía, en plantaciones de esclavos, el 60% del café y el 40% del azúcar que se consumía en Europa. Con la independencia, el país sufrió un durísimo embargo comercial y un bloqueo diplomático.

Rodrigo Noriega. 10 jul 2021 – 01:00 PM TEMAS: HaitíJovenel Moise

El magnicidio del presidente haitiano Jovenel Moise, el pasado miércoles 7 de julio, ha puesto al país caribeño en el centro de los titulares internacionales.

+info[ Colombia se sumará a la investigación por el magnicidio en Haití tras captura de mercenariosExsoldados colombianos ligados al crimen del presidente de HaitíHaití busca a los asesinos de Moise; hay un estadounidense detenidoAsesinan al presidente de Haití Jovenel Moise ]

Mientras los acontecimientos vinculados a este hecho se desarrollan, se evidencia una vez más la extrema fragilidad de las instituciones haitianas, la precariedad de su economía y lo enrarecido de su política.

Un gran número de analistas internacionales denominan a Haití como un Estado fallido.

El nacimiento de una república

Haití fue el primer país libre de América Latina, ya que inspirados en los principios de la Revolución Francesa de 1789, unos 800 mil esclavos haitianos hicieron su propio levantamiento, en 1791, contra las tropas francesas, y luego de 13 años de guerra, el 1 de enero de 1804, Haití declaró su independencia. Francia jamás le perdonó semejante ofensa.

Durante el siglo XVIII, Haití producía, en plantaciones de esclavos, el 60% del café y el 40% del azúcar que se consumía en Europa. Con la independencia, el país sufrió un durísimo embargo comercial y un bloqueo diplomático. Francia le impuso el pago de una deuda de 90 millones de francos de oro, equivalente a 21 mil millones de dólares de principios de este siglo. El gobierno haitiano tuvo que dedicar por décadas hasta el 80% de su presupuesto para pagar la deuda con Francia, la que se saldó en 1947, a un gran costo en desarrollo humano.

Haití le facilitó a Simón Bolívar siete barcos con soldados y armas para las luchas de independencia de la Gran Colombia, a cambio de que aboliera la esclavitud de los pueblos afrodescendientes. Los socios de Bolívar en la empresa independentista se negaron a cumplir con la promesa e incluso impidieron que la Gran Colombia reconociera a Haití como un país independiente, cuando ya Francia y España lo habían hecho.

Por presión de Estados Unidos en el Congreso Anfictiónico, celebrado en Panamá en junio de 1826, tampoco se pudo reconocer diplomáticamente la existencia de la primera república independiente de América Latina.

En 1864, cuando el entonces presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln, firmó la declaración de emancipación de los esclavos, procedió a reconocer oficialmente la existencia de Haití.

La maldición del siglo XX

Los gobiernos haitianos no siempre podían generar los recursos para pagar la deuda con Francia, así que tenían que recurrir a préstamos, algunos con verdaderos intereses de usura.

Hasta este mes de julio, el único magnicidio en la historia de Haití había sido cometido el 28 de julio de 1915, cuando fue asesinado el entonces presidente haitiano Jean Vilbrun Guillaume Sam. Frente a esto, el entonces presidente de Estados Unidos, Woodrow Wilson, ordenó que 300 marines invadieran Haití, entre otras cosas para garantizar el cobro de los préstamos que el Citibank le había hecho a ese gobierno caribeño. La invasión duró hasta 1934.

En 1956, a la galería de la infamia de los dictadores de la guerra fría, Estados Unidos agregó dos funestos nombres. François Duvalier, conocido como Papa Doc, quien gobernó con férrea mano al país promoviendo la ignorancia y la superstición.

A su muerte, su estrambótico hijo Jean Claude Duvalier, mejor conocido como Baby Doc, se encargó del gobierno, hasta que fue derrocado en 1986. Para su exilio dorado en Francia, Baby Doc se llevó, según estimados internacionales, una fortuna de 900 millones de dólares de la época.

Ningún banco internacional le condonó a Haití un solo centavo de la astronómica deuda externa, que Papa Doc y Baby Doc le legaron al país.

La esclavitud disfrazada del siglo XXI

La caída de los Duvalier debió abrir una época de democracia y desarrollo humano para Haití; sin embargo, el país ha sufrido de un fuerte estancamiento.

En septiembre de 1994, Estados Unidos intervino militarmente Haití, para obligar a la junta castrense a abandonar el poder, luego de haberle dado un golpe de Estado al presidente electo Jean-Bertrand Aristide.

Una década más tarde, unos 10 mil cascos azules de la ONU invadieron Haití para supuestamente estabilizarla. Los escándalos relacionados con la presencia de los cascos azules incluyen la violación y prostitución forzosa de más de 2 mil mujeres haitianas, y el contagio de cólera por parte de los cascos azules a la población del país caribeño, que tuvo como saldo más de 10 mil muertos.

El 12 de enero de 2010 tuvo lugar en Haití un brutal terremoto que causó más de 300 mil decesos. La solidaridad internacional logró recaudar más de 9 mil millones de dólares para la reconstrucción del país. Sin embargo, muy poco de este dinero llegó efectivamente a manos del pueblo haitiano. Según estimados de la cadena radial estadounidense NPR, sólo 0.9% de los fondos llegaron al gobierno haitiano y otro 0.6% fue a dar a las organizaciones sociales de ese país. La gran mayoría de los fondos fue despilfarrada, malversada o entrampada en múltiples procesos burocráticos, tanto de los países donantes como de las agencias ejecutoras y de la propia corrupción del gobierno haitiano. Algunos donantes preferían su propio sistema de licitación, y mantener sus operaciones de campo en Haití separadas de las de los demás donantes.

Otro escándalo mayúsculo que ha sacudido a Haití es el de Petrocaribe. En 2005, el dictador venezolano Hugo Chávez ofreció petróleo barato a los países caribeños, a cambio de que los ahorros recibidos por la compra del producto fueran usados en proyectos sociales. En Haití, esto significó que más de 2 mil millones de dólares fueran objeto de malversación, ineptitud y corrupción.

Precisamente, las protestas contra el gobierno del presidente Moise, que estaban amenazando la estabilidad de su mandato, fueron causadas por la reacción popular al escándalo de Petrocaribe.

Lecciones para una teoría del desarrollo

Los dos siglos de vida independiente de Haití están marcados por el racismo internacional, el colonialismo de Francia y de Estados Unidos, y la alta corrupción de élites locales que le sirvieron muy bien a las potencias coloniales. Ningún país del mundo se ha desarrollado sin sus propias instituciones. Aunque es muy cierto que la población haitiana necesita alimentación, agua potable, saneamiento, educación y, sobre todo, una economía viable, Haití necesita con urgencia un sistema político sano, estable y transparente, con una justicia funcional y un control de las finanzas públicas efectivo.

La nueva coyuntura de la actual crisis política haitiana nos obliga a todos a hacer un mea culpa y a apoyar al pueblo haitiano para que tome sus propias decisiones, y para que sus gobiernos sean capaces de rendir cuentas. La pobreza extrema no es una causa del mal gobierno; es su resultado.

.https://www.prensa.com/impresa/panorama/por-que-haiti-es-tan-pobre/

Bosque de pinos de Uverito-La otra Venezuela


UVERITO

“Otra Venezuela” como lo expresan algunos venezolanos que llegan a visitar este bosque [2]. Conocido como el Bosque de Uverito o “las plantaciones de Uverito” entre los estados Anzoátegui y Monagas, es el paño forestal mas grande del mundo plantado por el hombre, con alrededor de 600.000 hectáreas en plantaciones de bosques de Pino Caribe. [1] [3]

En 1961, la Corporación Venezolana de Guayana y el Ministerio de Agricultura y Cría, introdujeron plantaciones de Pinus caribaea var. hondurensis en las sabanas de Uverito con fines industriales (Malavé 1981en [2])

El programa de plantaciones de Uverito se inició con un vivero y fue financiado por el Estado venezolano, el cual
invirtió para realizarlo 275 millones de dólares durante 30 años, según un representante de la empresa administradora CVG Proforca. De acuerdo a la misma fuente, las plantaciones se valoraron en 350 millones de dólares. [4]. Proforca, que es la empresa que maneja el bosque, fué constituida en 1988 para promover el desarrollo de la industria forestal y de la madera en el oriente del país. Manejando una superficie plantada de pino Caribe de más de 500 mil hectáreas, concentradas en un lote boscoso ubicado al sur de los estados Anzoátegui y Monagas, que sigue siendo hoy en día, el bosque creado más grande del mundo.

 

 

 

Imagen 1 Uverito – Zona Forestal de Pino
Caribe fuente MASISA[01]

La ubicación de esta zona forestal es aproximadamente en las coordenadas +8° 51′ 38.33″ N, -62° 45′ 4.18″W
(8.860648 N,-62.75116 W)

El procesamiento

Al lado del bosque que maneja Proforca se encuentra Masisa, filial de Terranova, que es una empresa líder en América Latina en la producción y comercialización de tableros de madera para muebles y arquitectura de interiores, y cuenta con importantes activos forestales que le garantizan la materia prima necesaria .Esta empresa cuenta con 11 complejos industriales en Chile, Argentina, Brasil, Venezuela y México.

El primer aserradero moderno instalado para procesar madera de pino caribe fue establecido por la CVG en Uverito en 1984, seguido por la primera gran industria privada procesadora de pino caribe (PROPULSO) en Soledad (Anzoátegui). El grupo Terranova de Chile que inició operaciones ese año, asi, de la unión de la empresaTerranova de Venezuela con otra empresa tambien chilena resultó en el consorcio “MASISA” (**) que tiene una planta de procesamiento de madera de esta zona forestal. Ella es la planta “Macapaima”, donde se producen tableros de MDF (Medium Density Fiberboard), tableros aglomerados PB (Particle Board). El complejo industrial de Macapaima (Estado Anzoátegui) cuenta con un aserradero de tecnología de punta con una capacidad de 150.000 m3 anuales. Esta planta se encuentra en las cercanías de las riveras nortes del Orinoco a la alturas de Matanzas (en el río orinoco puede cruzarse en chalanas en esta zona) aproximadamente en las coordenadas +8° 21′ 10.97″, -62° 50′ 33.43″ (8.353048,-62.842619)

Actualmente, más de treinta empresas procesan madera de pino caribe y en total, la capacidad de aserrío instalada para aserrar pino caribe es de unos 300.000 m3 anuales, la de secado de unos 150.000 y la de preservado de 50.000 m3/año. Gran parte de esta capacidad está actualmente ociosa.[5]

Imagen2 Vistas areas.-Pino caribe en
Uverito. Fuente MASISA [1]

 

Imagen3 Planta “Macapaima” de fabricación de
conglomerado PB/MDF .
Fuente MASISA.-Google Maps [1]

Viviendas de madera

Proforca
está impulsando el Complejo Industrial Maderero Libertadores de América que persigue resolver el déficit de viviendas elaborando los materiales para la construcción de casas de madera. Está compuesto por seis aserraderos y una planta de tableros estructurales de fibra orientada de pino Caribe, ubicados en las poblaciones de Aceital, Centella, Joaquín del Tigre, Coloradito, Cafetera y Chaguaramas. El objetivo es lograr la construcción de 50 mil casas de madera por año.

Imagen4 Bosque de pino
caribe-Uverito Fuente MASISA. [1]

(**) La empresa
Terranova de Venezuela, (TDV) a la que le otorgan el sello FSC, pertenece al Grupo Forestal Terranova con sede en Chile, vinculado a otras empresas chilenas y a capitales norteamericanos. TVD es accionista mayoritaria de Corporación Forestal Imataca y de Corporación Forestal Guayamure y ha logrado contratos de usufructo de las plantaciones de CVG Proforca (Corporación Venezolana de Guayana Productos Forestales de Oriente C.A.) pertenecientes al Estado venezolano. Terranova, unida a otro grupo chileno, se fusionó para crear uno de los mayores consorcios forestales de América (Masisa S.A.), que también se estableció en Venezuela (con el mismo nombre) y que a su vez es controlado por
el Grupo Nueva de Stephan Schmidheiny. El grupo Terranova en Venezuela está conformado además por otras 3 empresas: Fibranova C.A., Andinos C.A y Oxinova C.A[2]

Cuatro dias de incendio destruyen entre 15 y 20 mil hectareas de pino Caribe. Marzo de 2010

El 80 por ciento de la producción de madera del país estuvo azotada por las llamas, donde alrededor de 20 mil hectáreas de bosque de pinos fueron arrasadas por el incendio, según informaron de las empresas Masisa y Proforca mediante un comunicado. El presidente de CVG Proforca, Ricaurte Leonett, estimo que el área afectada por el incendio supere las 20 mil hectáreas, «lo que representa la pérdida de al menos 20 millones de árboles», algunos de los cuales tenían más de 20 años de vida. Sin embargo Carlos Capote, subgerente de responsabilidad social y ambiental de Masisa, explicó que “creíamos que eran más, pero los sobrevuelos que hemos realizado han arrojado que son 15 mil hectáreas las afectadas, de las más de 100 mil que tiene bajo su administración la empresa”.

El incendio se registró desde el sábado 20 de marzo y tuvo 30% de severidad, cuya incidencia sobre las plantaciones logró reducirse producto de la acción de las unidades de protección forestal de Proforca y las comunidades aledañas. Hasta el mediodía del 25, la situación estaba controlada en la zona. El área de plantaciones de Proforca afectada por este incendio es el proyecto Imataca, el cual se extendió hasta el domingo 21 de marzo, sólo fue de 500 hectáreas.Posteriormente, desde el lunes se registraron varios focos de incendios de menor envergadura en el sector Las Piedritas, otro en el sector San José al sur de Campo Morichal y otro en el sector El Chigüire, en el estado Anzoátegui. Lo que se considera el incendio más grande de Suramérica fue sofocado el miércoles 24 de marzo.
Las autoridades iniciaron la investigacion para determinar si los incendios fueron provocados.

Maderas del Orinoco

La Sociedad Mercantil CVG Productos Forestales de Oriente, C.A. (CVG Proforca), pasará a denominarse Empresa de Propiedad Social Maderas del Orinoco C.A. (Maderas del Orinoco C.A.),que estará adscrita al Ministerio del Poder Popular para las Industrias, según establece el decreto presidencial N° 8.824, publicado con fecha del 6 de marzo de 2012.
“…El Ministerio del Poder Popular para Industrias ejercerá el control de tutela sobre la Sociedad Mercantil Empresa de Propiedad Social Maderas del Orinoco, C.A., y realizará todos los trámites necesarios para protocolizar la reforma de los Estatutos Sociales de dicha empresa ante el Registro Mercantil correspondiente,…”, expresa la norma.
Asimismo, indica que los encargados de la ejecución del decreto son los ministros del Poder Popular para la Agricultura y Tierras y para Industrias. [6]

(ACTUALIZACION  VER:

bosque-de-pinos-caribe-de-uverito-y-su-industrializacion-reseña)

 

[1] MASISA-Foro: Feria Internacional de Tecnologías Limpias 2007. Octubre 31, 2007
[2] Descubriendo_otra Venezuela-Informe de recorrida en área de plantaciones-Ana Filippini julio, 2006
[3] Efecto De Plantaciones De Pinus Caribaea Sobre La Herpetocenosis En Uverito, Venezuela. Lourdes M. Suárez, César R. Molina, Luis A. Bulla y Vanessa Francisco ECOTROPICOS 13(2):67-74 2000 Sociedad Venezolana de Ecología
[5]http://www.eumed.net/oe-ve/b3/PLAN%20NACIONAL%20FORESTAL.pdf (Ministerio de planificiacion y desarrollo Julio 2003)
[6] http://www.correodelorinoco.gob.ve/nacionales/cvg-proforca-cambia-nombre-a-maderas-orinoco-c-a/