Las cosas que más energía nos quitan


Las cosas que más energía nos quitan. Formas de pensar que limitan tu mente y que te aprisionan

Una serie de hábitos y comportamientos que adoptamos se convierten en agentes que menoscaban nuestra salud y nuestro equilibrio.
Hay diferentes formas de pensar que limitan nuestra creatividad, que nos sumen en la agonía más intensa y que provocan que, en ocasiones, nos fundamos en el papel de víctimas. No obstante, esta es una manera de ver la vida y, como tal, puede ser modificada.
Pero, ¿cómo? Siendo conscientes de estas formas de pensar tan perjudiciales para nosotros y que, en ocasiones, provocan que pongamos unas fuertes rejas a nuestro alrededor.

El peso de las quejas

Muchas personas han convertido en hábito el hecho de quejarse por… prácticamente de todo. Cualquier razón o pretexto es suficiente para proferir la queja o el grado de insatisfacción ante algo o alguien. El desenlace de esta cadena de quejas es que acabamos, inconscientemente, centrando una gran parte de nuestra energía en localizar nuestro siguiente motivo de queja, algo que nos reporta pocas satisfacciones, lógicamente.

La desorganización

Así es. El desorden continuo obstaculiza tu equilibrio, ya que el caos de tu hogar te obligará, por una parte, a invertir un precioso tiempo buscando aquello que deseas localizar y, por otro, tu cerebro permanecerá en un estado de incertidumbre todo el tiempo. Esta desorganización implicará uncansancio extra cuando llegue el final del día. Otra pizca de energía que se nos va sin darnos cuenta. De ahí que sea recomendable que nuestro hogar esté limpio y ordenado para que todo fluya con facilidad.

No dejes para mañana… “Lo dejo para mañana”

Lo que puedas hacer hoy. El refrán popular viene como anillo al dedo para asociar otro de los agentes que más energía nos roban cada día. Así, aplazar tareas pendientes y acordarnos de que tenemos esos quehaceres en cola, es casi más extenuante para nuestro organismo que decidirse y ponerse manos a la obra. Menos tensiones.

¿Te suena la palabra “procrastinar“? Es una “manía” que seguramente tienes y que provoca que siempre dejes algo que quieres hacer para el siguiente día.

Lo que sucede es que en la mayoría de las ocasiones esto se continua postergando hasta que cae en el olvido.

Excusas como que hay que ahorrar y no desperdiciar el dinero en ese viaje que tanto desearías o no darte ese capricho, aunque puedas, porque piensas que no estaría bien son maneras en las que te impides disfrutar de la vida.

Una forma de evitar esto es vivir cada día como si fuera el último, pero no en el sentido de derrochar hasta más no poder, sino de disfrutar, de permitirnos hacer lo que queremos.

Solo tenemos una vida, quién sabe dónde estarás mañana. ¿Por qué no empezamos a disfrutar aquí y ahora?

Tener el valor de decir ‘no’

Hay muchas personas que, ya sea por hacer sentir bien a los demás, por pena o por miedo al rechazo, acaban con una torre infinita de tareas que les acarrea un gran cansancio, tanto físico como mental; pero, tu tiempo, es igual de valioso que el de los demás, por lo que deberías asegurarte de tener tiempo para ti, tus aficiones y tu familia. Igual de importante es descansar. A pesar del ritmo de nuestra sociedad actual hay que hacer también del descanso un hábito saludable.

Guardar rencor

Los sentimientos de rencor y odio consumen nuestra energía lenta pero incansablemente. De hecho, si no nos libramos de ellos con los años pueden acabar desencadenando enfermedades, pues no olvidemos lo importante que es la salud mental. Con ello, hay que ser resueltos, pasar página y tomar las decisiones pertinentes. Si nos equivocamos, debemos recordar siempre que nuestroserrores forman parte del aprendizaje y cimentan la persona en la que nos convertimos.

Preocuparse sin motivo

Adelantarse a los acontecimientos y añadir todo el abanico de posibilidades o consecuencias que nos puede dar una situación solo añade estrés y ansiedad completamente innecesarios. Cuando algo no ha sucedido todavía no tenemos por qué gastar tanta energía en preocuparnos, puesto que es probable que que esos efectos negativos finalmente no ocurran o no salgan como nosotros pensamos. Lo mejor, es centrarse en lo que sucede en el momento y enfrentarse a esas consecuencias cuando lleguen -si es que finalmente llegan-.

1-“No puedo dejar de pensar en…”

Existe algo denominado “pensamientos rumiantes” que se convierten en una bola cada vez más grande hasta que empiezan a superarte y se manifiestan en forma de ansiedad o dolor físico.

Algo que ha provocado en ti un sentimiento de vergüenza, una situación que ha hecho que aflorase en ti la culpa, puede hacer que este tipo de ideas obsesivas sobre cómo podrías haberlo evitado te acosen.

De repente, no puedes dormir bien, no puedes disfrutar de la vida y tu cabeza se convierte en un continuo “come-come” de pensamientos a los que no puedes ponerles fin.

Aprender a soltar será esencial para no aferrarte a esas ideas tan dañinas y que no te llevan a ninguna parte. Porque, si lo piensas bien, ¿acaso resuelves algo dándole vueltas a una misma situación que ya forma parte del pasado?

2-“Tengo que hacerlo perfecto”

¿Has sido alguna vez perfeccionista? Si es así sabrás que esto, en muchas ocasiones, te bloquea y te impide aceptar algo que ya ha finalizado.

En el supuesto caso de que estés con un proyecto entre manos, le dedicarás horas y horas a revisarlo buscando la perfección absoluta.

No obstante, seguro que eres consciente de que esto es algo muy subjetivo y que, en realidad, la excelencia no existe.

Seguro que tienes miedo a fracasar, temor a perder o un rechazo atroz a hacer las cosas mal. Pero, ¿te has parado a pensar que todo esto puede ser bueno para aprender y crecer?

Con la perfección jamás podrás mejorar, pero con la prueba y error sí. Acepta que no eres perfecto, da lo mejor de ti mismo y sigue creciendo.

3-“Me siento culpable o tú eres el culpable”

Ya has tenido una breve aproximación a la culpa anteriormente, pero es imprescindible abordarla en profundidad por la gran importancia que tiene.

La culpa, en sus dos formas (culpar a los demás o sentirte culpable), es muy dañina. No te deja vivir y te encasilla.

Cuando te culpas no eres capaz de salir de donde estás, te paralizas y te quedas sumido en los pensamientos rumiantes que te abordarán.

Cuando culpas a los demás, escapas de la responsabilidad que deberías tener sobre una situación y esto te aporta inmadurez y falta de perspectiva.

Es importante que encuentres el equilibrio necesario entre culparse y culpar a los demás para abandones estas dos formas de pensar que están limitando tu mente.

Muchos de nosotros hemos experimentado estas formas de pensar que nos hacen sentir mal, que nos paralizan y que impiden que vivamos felices y plenos.

Ahora que somos conscientes de cada una de ellas debemos poner todos nuestros esfuerzos para no caer nunca más en sus garras.

Porque no nos merecemos pasarlo tan mal cuando somos nosotros mismos los que nos hemos metido en esa encrucijada.

Recordemos que las peores tormentas son las que se forman en nuestra mente, no las que en realidad están ocurriendo.

Fuente: mejorconsalud / MF Tue, 18/04/2017 – 16:21, Tags: Mente Creatividadm Estilo de vidA,Categoria: Salud y bienestar. https://mejorconsalud.com/formas-de-pensar-que-limitan-tu-mente/
Fuente: Sarah Romero Etiquetas:psicologíasalud http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/las-cosas-que-mas-energia-nos-quitan-771492417708

10 consejos para ser feliz

La felicidad es una elección. Elige ser feliz, porque te lo mereces

La vida está hecha para ser experimentada con alegría. A menudo creemos que no merecemos tener una buena vida y ser felices. Sin embargo, la felicidad es una elección. No es algo que nos pase y sobre el que no tenemos ninguna decisión ni influencia.

Para poder lograr la felicidad, debe haber un reconocimiento de que lo que pensamos y hacemos influye en ella y modificar todas las acciones y pensamientos que estén en contra de nuestra propia felicidad. Estos son 10 consejos para ser feliz que pueden ser útiles para mejorar tu vida.

1. Placer

Encuentra placer donde quiera que vayas, ya sea que las circunstancias son negativas o positivas, crea placer. Comienza y termina con complacer a ti mismo. Sé un receptor más ágil de toda la delicia que esta vida tiene para ofrecerte.

2. Juega

Piensa en el patio de recreo, donde el sonido de la risa y el canto se pueden escuchar. Busca la alegría con los demás, hazlos participar en el juego. Incluso si se trata de hacer un guiño, ofrecer amablemente un cumplido o hacer que tus hijos se ensucien en el barro… ¡juega!

3. Olvida el drama

No haz un drama de todo lo que te sucede en la vida. Deja de poner la atención en todo lo que es malo, de lo que puedes compadecerte o conseguir simpatía. Deja también de dar tanto a los demás, en lugar de dártelo a ti mismo. Antes que nada, llena tus propios agujeros vacíos. Mientras estás en ello, deja de leer todo el drama de los medios de comunicación que no tiene nada que ver contigo. No hay nada más que pueda ayudarte con el drama que detenerlo. El drama basado en el miedo no da la felicidad.

4. Encuentra la tranquilidad

Siéntate a absorber la tranquilidad. Al principio puedes sentirte incómodo, pero cuanto más lo haces, más te conectas contigo mismo. Y, cuanto más conectado estés, menos necesitado te sentirás, porque la tranquilidad que puede dar la paz que se anhela es vital para lograr la felicidad.

5. Acéptate tal y como eres

Aceptarse a uno mismo es la clave principal para lograr la felicidad. Cuando uno realmente consigue que todos sus defectos sean un regalo, hace que lograr la felicidad sea más fácil. La autoaceptación conduce a una felicidad que muchas personas nunca llegan a experimentar. Aceptarte tal y como eres es también un paso crucial para querer a las demás personas, porque si uno no se quiere a sí mismo es imposible querer a otros.

6. Deja de salir en busca de aprobación

Nadie tiene que aprobar o validar lo que haces o cómo hace las cosas. La felicidad viene de la búsqueda de tu pasión o sentimiento de felicidad en tu interior. Es a partir de ese lugar en el interior que comienzas a entender lo que te agrada y lo que muchas veces nos bloquea es buscar la aprobación de los demás. Mucha gente vive su vida sobre la base de otras personas y nunca experimenta la verdadera felicidad.

7. No bloquees el dolor

Cuando se detiene o se evita el dolor, también se evita la felicidad. Todas las cantidades de emoción deben ser iguales en la totalidad. Si bloqueas una emoción, bloqueas todas las emociones, por lo que la experiencia es más apagada o incluso deprimente… No te escondas del dolor, permítelo.

8. Eres digno de ser feliz, ¡créelo!

A veces uno apenas está esperando otra desgracia. Se preocupan por ser demasiado felices, porque creen que los duendes de la miseria pronto le recordarán su mala suerte en la vida. Si eres de esas personas que tienen fobia acerca de la felicidad, como si tuvieras que luchas contra los titanes y sufrimiento en la vida antes de considerarte digno de ser feliz,recuerda que eres digno ahora, ahora mismo, ¡ tal y como eres!

9. Sé una persona activa

Literalmente, haz algo físico. Cuida el jardín, hazejercicio, es decir, haz algo que te estimule físicamente. El placer y la felicidad abundan cuando uno está comprometido físicamente. Si bien estás en ello, es un buen momento para deshacerte de algunas de las viejas creencias sobre la felicidad, esas que te regresan a estar deprimido y/o arrepentido. Gana claridad, limpia esos malos pensamientos y empieza a moverte.

10. Olvida el resultado

El apego a que las cosas que tienen que ser de cierta manera o esperar el momento en que llegues a ser feliz, puede impedir que logres la felicidad. Puedes sentir que tus circunstancias actuales deben dictar tu nivel de felicidad.Puedes pensar que tienes que lograr el destino, alcanzar la meta para merecer la felicidad. Nunca llegas al destino cuando estás esperando ser feliz. Sigue siendo difícil de alcanzar. La felicidad no es la meta, es el camino hacia el resultado. El estrés y la decepción se basan en las expectativas, revisa cuántas de ellas son realistas y las que no lo son, pregúntate por qué te aferras a ellas. Así, podrás dejarte llevar y ser feliz.

TEMAS: FELICIDAD

Abr 17, 2017 6:35 pm
Publicado en: Curiosidades, Titulares

De acuerdo con lo anterior, el escritor, filósofo y viajero ruso Vyacheslav Ruzov, basado en los conocimientos que posee sobre las ideas y filosofías orientales, definió que existen ideas que es mejor mantener en secreto o al menos no ventilar al público para poder alcanzar las metas que uno se propone, y para ello provee estos siete consejos…

1. No reveles tus planes a futuro

No hables de lo que harás próximamente hasta que sea un hecho. El futuro es tan incierto que, al revelar el secreto, puede estropearse o alguien puede estropearlo.

2. Haz el bien porque quieres y no por el reconocimiento

No alardees sobre tus buenas acciones. Los buenos actos son algo extraordinario, por eso hazlos porque te nace y no por querer ser reconocida.

3. No hables de lo que no tienes

No reveles lo que te falta, ya sea amor, sexo, familia, dinero o descanso. A veces esas faltas son necesarias para que encuentres armonía y balance.

4. Nadie necesita saber que eres un valiente hero

Al igual que las buenas acciones, no es necesario esperar que te aplaudan por las pruebas que tienes que superar, algunas internas y otras externas.

5. Tu espiritualidad es solo tuya

La espiritualidad es algo personal, te pertenece a ti y a nadie más. No hay ninguna necesidad de revelar esto, a menos que seas guía de alguien más.

6. Lo que pasa en casa se queda ahí

Mientras menos hables de los problemas de tu casa, mejor. A veces resulta difícil no hacerlo, ya que cuando tenemos una situación complicada buscamos a alguien para que nos aconseje. Sin embargo, revelar demasiado sobre esto hará que tengan más importancia de lo que muchas veces tienen.

7. Rumores o comentarios negativos

No puedes permitir que lo que digan los demás sea el eje de tu vida, especialmente si se trata de algo negativo. Evita los ciclos viciosos de malos entendidos. Lo mejor es ver, oír y callar.

 Nota tomada de Okchicas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: