Porque?: Costumbres de la sociedad./Docenas y decenas.


Antes de la iluminación artificial, la gente solía dormir en dos tandas diferenciadas. Iban a la cama dos horas después del anochecer, se despertaban durante las primeras horas de la madrugada y volvían a dormirse. En ese intermedio, la gente aprovechaba para pasar tiempo con su familia, leer y, algunos, para tener sexo. Un manual médico del siglo XVI aconsejaba a las parejas que el mejor momento para concebir no era al final de una larga jornada de trabajo, sino después del «primer sueño”

DOCENAS O DECENAS

Doce son las constelaciones zodiacales, las tribus de Israel, los apóstoles… Lo cierto es que el doce era la base del sistema sexagesimal babilónico y de ahí el número de meses del año, de horas en el día –dos veces doce– y de minutos en una hora –cinco veces doce–. Por otro lado, el antiguo calendario egipcio se basaba en 36 estrellas que aparecían tras la puesta de Sol con el discurrir del año y, como doce de ellas se mostraban cada noche, ésta –y por extensión, también el día– fue dividida en otros tantos períodos.

Asuntos mágicos aparte, es más probable que el uso popular de la docena hoy día tenga más que ver con el lenguaje mímico tradicional entre los mercaderes. Para éste, una mano con todos sus dedos sería igual a 6 –la mano en conjunto funciona como una unidad, y cada dedo, como otra (1+5=6)– y dos manos, igual a 12.

http://www.quo.es/ciencia/por-que-se-cuenta-por-docenas

¿No sería mejor por decenas? ¿O por peso?

Ahora estamos acostumbrados al Sistema Métrico Decimal, con base en el número 10, pero hasta 1871, cuando se adoptó en España, era habitual usar fanegas que contenían doce celemines, o libras de doce onzas. En Inglaterra —más conservadora— se usaron los chelines de doce peniques hasta 1970.

La docena fue durante mucho tiempo uno de los sistemas de medida: un año tiene doce meses, el día doce horas y la noche otras doce. Incluso fueron doce los Titanes engendrados por Urano y Gea y también fueron doce los Apóstoles.

La venta por peso queda descartada por la fragilidad de los huevos, así que hay que recurrir a la venta por unidades. Y ocurre que la docena era una medida de fácil fracción, lo que permitía comprar media docena, un tercio de docena, una cuarta de docena y hasta una sexta; lo que nos proporcionaría seis, cuatro, tres y dos huevos. Podríamos seleccionar media decena de huevos, pero ¿cómo haríamos para seleccionar un tercio, una cuarta o una sexta? ¿Rompiendo los huevos?

Tal como hacemos con los huevos, hubo un tiempo en que muchos artículos se adquirían por docenas y que se adocenaban en los almacenes, esto es, que se ordenaban o dividían por docenas. El verbo cambió su significado para pasar a significar también que se vuelve a alguien mediocre o vulgar (es de suponer que al incluirlo en una entre muchas docenas) y el término adocenado sirve para calificar a alguien de vulgar y de muy escaso mérito.

También existen algunas frases hechas con la docena: No entrar en docena, que significa que no se es igual o parecido a otros, o la docena del fraile —también la docenica del fraile— que constaba de trece unidades, y que alude al que busca un mayor beneficio para sí que para los demás o al que toma más de lo que dice querer. Esta última frase hace referencia a un cuento muy antiguo que fue muy popular y que se apoya en la fama de pedigüeños, pícaros y astutos que de siempre han tenido los frailes. Dice así: Fue un fraile a comprar huevos y le dijo a la moza:”Quiero una docena de huevos, pero como han de ser para distintas personas, me los despache por separado: para el abad quiero media docena (6); para el padre tornero un tercio de docena (4); y para mí, que soy pobre, un cuarto de docena (3).” De modo que el fraile pagó la docena y se llevó trece huevos. La moza hizo sus cuentas y vio que el fraile la había engañado. Al cabo de una semana volvió el padre a la huevería con el mismo cuento. Pero la guapa moza le espetó: “Señor don fraile, le pongo junta la docena de huevos… y ya se hará vuesa merced las cuentas por el camino.”

http://www.sabercurioso.es

Se usaba la base doce ya en tiempos de los sumerios cuando inventaron una forma muy ingeniosa de contar con el pulgar las falanges de los dedos opuestos: cuatro dedos por tres falanges cada uno son doce. Si se usa la otra mano para contar cinco conjuntos de doce tenemos 60. Con esto ya está la base de contar minutos y segundos, grados, y cantidades.

El doce utiliza por que es múltiplo de 2 de 3 , de 4 y de 6 .
es decir si necesitas poner cuatro piezas , con una docena lo haremos tres veces ..
en cambio es diez solo es múltiplo de 2 y de 5 .

«O algo más sencillo, si en vez de 12 fuera de 4 diría algo similar. La cosa es que tiene que haber una forma y por varias razones se elegió la docena.

p;Los fenicios tenían un sistema numeral con base doce, y no diez como el que tenemos ahora. Por eso algunas cosas se cuentan por docenas, por eso hay doce meses, por eso el día se divide en dos veces doce horas, por eso las horas se dividen en cinco veces doce minutos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: