1824, 10 de febrero — Bolívar Dictador en Perú

Bolívar es Presidente de la Gran Colombia: Venezuela y Cundinamarca, para unir  después a Quito, territorio que también era pretensión del Perú. Esta anexión crea las primera diferencias de los Peruanos  hacia Bolívar.  Sin embargo decisiones controvertidas del gobierno peruano ponen en peligro la independencia declarada por San Martín, quien se ve obligado a retirarse del Perú, a la vez que estos ven al norte los logros independentistas en la Gran Colombia, por lo que claman la presencia de Bolívar….y luego que este llega con su ejercito lo nombran dictador  y se logra la Independencia. Al termino de un año, Bolívar renuncia a los poderes dictatoriales para volver a Colombia, aunque los peruanos lo ratifican en el poder…  … para luego recelar de su presencia.  Veamos los detalles.


Bolívar es Presidente de la Gran Colombia: Venezuela y Cundinamarca, para unir  después a Quito, territorio que también era pretensión del Perú. Esta anexión crea las primera diferencias de los Peruanos  hacia Bolívar.  Sin embargo decisiones controvertidas del gobierno peruano ponen en peligro la independencia declarada por San Martín, quien se ve obligado a retirarse del Perú, a la vez que estos ven al norte los logros independentistas en la Gran Colombia, por lo que claman la presencia de Bolívar….y luego que este llega con su ejercito lo nombran dictador  y se logra la Independencia. Al termino de un año, Bolívar renuncia a los poderes dictatoriales para volver a Colombia, aunque los peruanos lo ratifican en el poder…  … para luego recelar de su presencia.  Veamos los detalles.

En los estados de  Venezuela.

1810.  Ya es conocido que en España ha sucedido la ocupación Napoleónica , Fernando VII es retenido, y  en su ausencia, sus poderes los ejerce la Junta Suprema Central y Gubernativa del Reino, que se disuelve el 30 de enero, para dar paso al consejo de la Regencia, y que mas tarde va a constituir el 24 de noviembre a las Asamblea constituyente conocida como Cortes de Cadiz (esta constituyente tendrá como objetivo la creación de la Constitución Política de la Monarquía Española, más conocida como Constitución española de 1812 o Constitución de Cádiz).

1810. Abril 19. Tras forzar la renuncia del capitán General Vicente Amparan ,  se crea para gobernar la Capitanía General, a la Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII (Junta Suprema de Caracas) . No todas las provincias reconocerían esta junta, pues las de Maracaibo, Coro y Guayana manifiestan seguir adheridos al Consejo de la Regencia. En junio la Junta convocara a elecciones de diputados en las provincias adscritas para formar un congreso constituyente, que disuelta la Junta, le sucedió, y el cual se instalo el 2 de marzo de 1811. ( esta constituyente tendrá como objetivo la creación de la Constitución Federal de los Estados de Venezuela de 1811, que fue promulgada el 21 de diciembre de 1811, durando solo 6 meses exactos hasta la capitulación de Miranda, no habrá otra constitución hasta 1819)

1811 Julio 5. El congreso constituyente ya en funciones,  establece con los diputados elegidos, en el segundo libro de actas, la Independencia de Venezuela del dominio de España. En tanto las provincias de Coro y Maracaibo se fusionarán y se nombrara solo Maracaibo y su gobernador sera ahora el capitán General, y junto a la provincia de Guayana serian  los territorios que aun reconocerían  a España, ahora representada por las Cortes de Cadiz.

1817 , 11 de abril . Se logra la victoria de la batalla de San Félix al mando del General Piar , luego este asediara y tomara a Angostura  y con ello una nueva provincia de la Capitanía General de Venezuela se anexa a los Estados de Venezuela liberada por los patriotas. La capitanía General de Venezuela se mantiene aun en los territorios que nunca reconocieron  a los independentistas:  la provincia de Coro y  la de Maracaibo,  sumados a las ciudades perdidas por los patriotas , en ellas  aun tropas españolas permanecerán en conflicto, tomando y perdiendo ciudades y territorios, se regularizara la guerra y se firmara un armisticio en noviembre de 1820, pero una vez roto cuando Maracaibo decida reconocer y anexarse a la Gran Colombia lo que sera breve pues sera retomada por los realistas, se dará paso a las batallas finales y rendiciones ante los ejércitos patriotas.

1819. El 15 de febrero,  a poco mas de dos años del triunfo en Guayana se instaló el Congreso de Angostura  con representantes de Venezuela (faltando por liberar  Maracaibo, -incluyendo Coro-) , Nueva Granada (faltando por liberar Pasto, Santa Marta y Panamá) y Quito (aun bajo dominio español), desarrollando una Ley Fundamental o constitución para una nueva República: Colombia, donde mediante un decreto, la República de Venezuela , que antes fueran nombradas por España como Capitanía General de Venezuela capital Caracas y Virreinato del Nuevo Reino de Nueva Granada, capital Santa Fe, se llamarían ahora Departamentos de Venezuela , capital Caracas y Cundinamarca, capital Bogotá,  estos a cargo de Gobernadores o vicepresidentes y quedando desde ese día reunidas con el nombre de República de Colombia. Igualmente se acordó reunirse un congreso nuevamente en Cúcuta, en enero de 1821.

En Cundinamarca

Agosto de 1819, batallas del Pantano de Vargas y de Boyacá , esta ultima rinde a las tropas españolas y sella la independencia en Cundinamarca.

El 17 de diciembre de 1819, el Congreso de Angostura declaró formalmente creada la República de Colombia.

6 de mayo de 1821, Se instala  el Congreso de Cúcuta, donde se elaboró un proyecto de constitución. Bolívar fue nombrado presidente de la República y Francisco de Paula Santander como vicepresidente.

24 de Julio de 1821, con Batalla de Carabobo,  se sella la independencia en el territorio de la república, pero aun Maracaibo permanece fiel a las cortes de Cadiz. Se deberá espera hasta el 1823 para la completa anexión.
Bolívar se dirigirá a los territorios del Sur para continuar las campañas libertadoras y deja a Santander a cargo del gobierno.

En la Región.

El el 28 de julio de 1821, el general San Martín procedente de Chile proclamó la independencia del Estado peruano. Perú con las fuerzas militares a cargo de San Martín pretendera la anexión de Guayaquil. Luego de la proclamación de la independencia del Perú, en la antigua capital del Virreinato del Perú, Lima, el 28 de julio de 1821

El 3 de agosto de 1821, según el decreto del gobierno peruano, el general José de San Martín asumió el mando político militar de los departamentos libres del Perú, bajo el título de protector.

28 de noviembre de 1821, La región de Panamá logra por si sola su independencia y se anexa a la Gran Colombia.

*En 1822 Bolívar estará en Guayaquil para ejercer la anexión a la Gran Colombia y entre el  26 y 27 de julio sucede la «entrevista de Guayaquil» entre el Protector del Perú San Martín y el Libertador Simón Bolívar.

*En 1822 es instalado el Congreso Constituyente del Perú, la primera institución política elegida democráticamente en el Perú, donde sus miembros, llamados diputados, fueron designados en elecciones populares convocadas por el libertador José de San Martín, quien ejercía entonces el poder como protector del Perú.

31 de julio de 1822, El Gobierno Político y Militar de Guayaquil, que era antes perteneciente al Virreinato del Perú (1538-1717, y 1723-1739) y al Virreinato de Nueva Granada (1717-1723 y desde 1739), fue anexada a la Gran Colombia

Bolívar ante el conocimiento de las debilitadas maniobras de San Martín en el Perú, escribe el 9 de septiembre a los gobiernos de Perú y Chile ofreciendo por Colombia 4000 hombres para la campaña decisiva, lo que no fue aceptado por Perú. Decisiones impropias del gobierno del Perú provocaron la ruina del ejército de San Martín que por ello se retira del Perú el 21 de agosto de 1822

El 23 de septiembre de 1822, con el fin de  la Guerra de Maynas se consigue liberar el oriente peruano.

Perú logra liberar sus territorios de lo que fuera el virreinato del Perú, sin consolidar la independencia ya declarada,  luchan contra las tropas del virrey quien comienza a  recuperar su influencia, pues paradójicamente muchos  de los patriotas gobernantes y militares se inclinan por un gobierno monárquico. Viendo el Perú  perdidas las posibilidades de triunfo, solicita la intervención del Gobierno de la Gran Colombia.
Crisis política y militar sacude al Peru: 
La principal labor de los legisladores, esto es, la redacción de la Primera Constitución del Perú independiente y la obra legislativa, se vio dificultada por las difíciles circunstancias que surgieron a fines de 1822 y comienzos de 1823. No había recursos para pagar los sueldos a militares y empleados civiles, y los alrededores de la capital eran asolados por los bandidos. En cuanto a la guerra contra los españoles que aun resistían en el sur del Perú, la Junta de Gobierno dispuso llevar a cabo el plan militar de San Martín, de atacar a los realistas desde los puertos intermedios del sur. Pero para ello necesitaba ayuda militar externa.[9]

1823, 24 de Julio, luego Naval del Lago de Maracaibo, se rinden las tropas españolas se rinden ante las Fuerzas Navales Colombianas, se anexan nuevamente los territorios de Maracaibo (antes Maracaibo y Coro) al Departamento de Venezuela, mientras se combatirán y tomaran los últimos bastiones realistas en Cumaná y Puerto Cabello.

Bolívar en El Perú….

El 6 de agosto de 1823  parte Bolívar que se encontraba en Cundinamarca, hacia Perú, y luego de 25 días de navegación desembarco en el Callao y entro a Lima el 10 de septiembre.

En ese momento el ejército, apenas si se podía decir que existíam el del sur, que era el propiamente peruano, había desaparecido con el desastre de intermedios; el chileno San Martín había decidido volver a su país; el rioplatense se sublevó por falta de pagos de sus haberes y entregó el puerto del Callao otra vez a los peninsulares. La escuadra se hizo humo el día que el almirante ingles Lord Cochrane, cansado de no cobrar su mesada, se hizo a la mar  cargando con el último real que halló en el tesoro fiscal. El único cuerpo militar organizado era el que Sucre había traído de Colombia. La anarquía política era tremenda […][7]. [8]

10 de septiembre de 1823 El Congreso peruano deposita en el Libertador la suprema autoridad militar con facultades ordinarias y extraordinarias”, Gaceta del Gobierno del Perú (Lima), Nº13 (10 de septiembre de 1823), p. 1.

EL CONGRESO PERUANO DEPOSITA EN EL LIBERTADOR LA SUPREMA AUTORIDAD MILITAR CON FACULTADES ORDINARIAS Y EXTRAORDINARIAS*
MINISTERIO DE ESTADO EN EL DEPARTAMENTO DE GOBIERNO
D. JOSÉ BERNARDO TAGLE
Presidente de la República del Perú &. &. &.
Por cuanto el soberano Congreso se ha servido decretar lo siguiente:
EL CONGRESO CONSTITUYENTE DEL PERÚ
Considerando que solo un poder extraordinario en su actividad y facultades es capaz de poner término a la presente guerra, y salvar la República de los graves males en que se halla envuelta a consecuencia de la última agresión española y demás incidencias posteriores; y viendo felizmente cumplido el voto nacional por la presencia del Libertador, presidente de Colombia, SIMÓN BOLÍVAR en esta capital, como el único que puede llenar los objetos indicados a cuyo fin se le invitó solemnemente por el órgano de una comisión del seno de la representación nacional, y a que tan generosamente se ha prestado.
Ha venido en decretar y decreta lo siguiente:
1. El Congreso deposita en el Libertador, Presidente de Colombia, Simón Bolívar bajo la denominación DE LIBERTADOR la suprema autoridad militar en todo el territorio de la República con las facultades ordinarias y extraordinarias que la actual situación de esta demanda.
2. Le compete igualmente la autoridad política DIRECTORIAL como conexa con las necesidades de la guerra a que no puede subvenirse  sino por medio de auxilios procedentes de los recursos y relaciones interiores y exteriores, en que está fincada la hacienda pública.
3. La latitud del poder que indican los artículos anteriores, es tal, cual la exige la salvación del país, con cuyo determinado objeto se invitó al Libertador para que se trasladase al territorio.
4. A fin de que el ejercicio del Poder Ejecutivo de la República conferido por la representación nacional al gran mariscal D. José Bernardo Tagle no embarace el efecto de las declaraciones anteriores, se pondrá este de acuerdo con el Libertador en todos los casos que sean de su atribución natural, y que no estén en oposición con las facultades otorgadas al Libertador.
5. Los honores del Libertador en todo el territorio de la República, serán los mismos que están decretados para el Poder Ejecutivo.
Tendreislo entendido y dispondréis lo necesario a su cumplimiento
mandándolo imprimir publicar y circular. Dado en la sala del Congreso en Lima a 10 de septiembre de 1823. –4º. 2º. –Justo Figuerola, presidente. Manuel Antonio Colmenares, diputado secretario –Gerónimo Agüero, diputado secretario.
Por tanto ejecútese, guárdese y cúmplase en todas sus partes por quienes convenga. Dará cuenta de su cumplimiento el ministro de Estado en el departamento de Gobierno. Dado en Lima a 10 de septiembre de 1823. –4º. 2º. Firmado–José Bernardo Tagle –Por orden de S.E. –El conde de San Donás.

12 de noviembre de 1823 es promulgada la constitución política del Peru

El congreso Peruano lo nombro Director Supremo de Guerra al frente del Ejército Unido Libertador del Perú. Riva Agüero, fue destituido como presidente   por el congreso y substituido por Torre Tagle. Agüero luego inicio rebeliones y tratos con el virrey para proceder contra Bolívar,  hasta que fue apresado el 25 de noviembre. Torre Tagle en tanto dejo entrever con la insurrección de las tropas del Callao el 5 de febrero de 1824 los tratos también con los españoles

Para los peruanos es insufrible ya situación, la anarquía reina por doquier, y la amenaza realista crece.

12 de enero de 1824, a cuatro meses de su llegada al Perú y de haber asumido el poder militar, cuando el congreso del Perú allanaba el camino para conferirle el poder dictatorial,  Bolívar decreta 4 artículos referidos al castigo por  la lapidación de los fondos públicos:

Decreto emitido por el Libertador desde el Palacio Dictatorial de Lima

Teniendo Presente: 
1- Que una de las principales causas de los desastres en que se han visto envuelta la República, ha sido la escandalosa dilapidación de sus fondos, por algunos funcionarios que han invertido en ellos;
 
2- Que el único medio de extirpar radicalmente este desorden es dictar medidas fuertes y extraordinarias, he venido en decretar, y
 
Decreto
 
Artículo 1°- todo funcionario público, a quien se le convenciere en juicio sumario de haber malversado o tomado para sí de los fondos públicos de diez pesos arriba, queda sujeto a la pena capital.
 
Artículo 2° Los jueces a quienes según la ley, compete este juicio, que en su caso no procediere conforme a este decreto, serán condenados a la misma pena.
 
Articulo 3°- Todo individuo puede acusar a los funcionarios públicos del delito que indica el artículo 1°.
 
Artículo 4°- Se fijará este decreto en todas las oficinas de la república, y se tomará razón de él en todos los despachos que se libraren a los funcionarios que de cualquier modo intervengan en el manejo de los fondos públicos.
 
Imprímase, públiquese y circúlese.
Palacio Dictatorial de Lima, a 12 de enero de 1824 – 4° de la República.
 
Por orden de S. E.
SIMÓN BOLÍVAR

Esta pena de muerte para los casos de corrupción se aplico en en todos los territorios bajo el cual Bolívar ejercía el poder político: Colombia y Perú. En el caso de Venezuela, hasta luego de su separación de Colombia, se sostuvo durante 39 años. Su abolición legal fue en 1863, bajo la presidencia de Juan Crisóstomo Falcón, con el decreto de garantías, que sería recogido en la nueva constitución de 1864.[5][6]

El 10 de febrero de 1824 Bolívar es nombrado Dictador del Perú, para que controle las riendas de la situación, donde su actuación, de hecho, produjo los frutos deseados. El decreto del Congreso del Perú que seria refrendado el 17 de ese mes dice:

«Considerando …que sólo un poder dictatorial depositado en una mano fuerte, capaz de hacer la guerra, cual corresponde a la tenaz obstinación de los enemigos de nuestra independencia, puede llenar los ardientes votos de la representación nacional…la suprema autoridad política y militar de la República queda concentrada en el Libertador Simón Bolívar».

El 17 de febrero  de 1824 se publica por el congreso constituyente del Perú de designación en Bolívar del poder dictatorial y de la máxima autoridad política y militar, poniendo en suspenso la autoridad del presidente, y  en receso al congreso:

DECRETO DISPONIENDO QUE EL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR ASUMA LA SUPREMA AUTORIDAD POLÍTICA Y MILITAR DE LA REPÚBLICA, QUEDANDO EN SUSPENSO LA DEL PRESIDENTE Y EN RECESO EL CONGRESO.
EL CIUDADANO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
Por cuanto el Soberano Congreso Constituyente se ha servido decretar lo siguiente:
EL CONGRESO CONSTITUYENTE DEL PERÚ
Usando de la soberanía ordinaria y extraordinaria que inviste y considerando:
1º Que faltaría a la confianza que ha depositado en él la nación si no
asegurase, por todos los medios que están a su alcance, las libertades patrias amenazadas, inminentemente, de perderse por los contrastes que ha sufrido la República.
Que sólo un poder dictatorial depositado en una mano fuerte, capaz de hacer la guerra cual corresponde a la tenaz obstinación de los enemigos de nuestra independencia, puede llenar los ardientes votos de la Representación Nacional.
3º Que atendidas las razones que se han tenido presentes, aún no es bastante para el logro del fin propuesto, la autoridad conferida al Libertador Simón Bolívar, por el decreto del 10 de septiembre anterior.
4º Que el régimen constitucional debilitaría sobre manera el rigor de las providencias que demanda la salud pública, fincada en que todas parten de un centro de unidad, que es incompatible con el ejercicio de diversas supremas autoridades, a pesar de los extraordinarios esfuerzos y de las virtudes eminentemente patrióticas del Gran Mariscal don José Bernardo Tagle, Presidente de la República, a quien ésta debe en mucha parte su in dependencia y cuyos conatos perfectamente uniformes con los del Congreso, están exclusivamente dirigidos al bien de la nación.
Ha venido en decretar y decreta:
La suprema autoridad política y militar de la República queda concentrada en el Libertador Simón Bolívar.
2º La extensión de este poder es tal, cual lo exige la salvación de la República.
3º Desde que el Libertador se encargue de la autoridad que indican los artículos anteriores, queda suspensa en su ejercicio la del Presidente de la República, hasta tanto que se realice el objeto que motiva este decreto; verificado el cual a juicio del Libertador, reasumirá el Presidente sus atribuciones naturales, sin que el tiempo de esta suspensión sea computado en el periodo constitucional de su Presidencia.
4º Quedan sin cumplimiento los artículos de la Constitución Política, las leyes y decretos que fueren incompatibles con la salvación de la República.
5º Queda el Congreso en receso, pudiéndolo reunir el Libertador siempre que le estimare conveniente para algún caso extraordinario.
6º Se recomienda al celo que anima al Libertador por el sostén de los derechos nacionales la convocatoria del primer Congreso Constituyente, luego que lo permitan las circunstancias, con cuya instalación se disolverá el actual Congreso Constituyente.
Tendréislo entendido y dispondréis lo necesario a su cumplimiento,
mandándolo imprimir, publicar y circular. Dado en la sala del Congreso en Lima a 10 de febrero de 1824.– 5º y 3º.- José María Galdiano, Presidente.- Joaquín de Arrese, Diputado Secretario.- José Bartolomé Zárate, Diputado Secretario.-
Al Presidente de la República.
Lima, febrero 17 de 1824.- Guárdese y cúmplase este decreto del Soberano Congreso, publíquese por bando y comuníquese a quienes corresponda.- José Bernardo Tagle, Presidente.- Hipólito Unanue.
Por tanto ordeno y mando se guarde, cumpla y ejecute en todas sus partes por quienes convenga; dando cuenta de su cumplimiento el Ministro de Estado en el departamento de Gobierno.- Dado en Lima a 17 de febrero de 1824. 5º y 3º.-
Tagle.- Hipólito Unanue.

En 1824, la rebelión del Alto Perú finalmente quiebra el bastión de De La Serna, dando lugar las batallas de Junín y Ayacucho que culminaron con la capitulación del ejército realista y el fin del Virreinato del Perú.

6 de agosto de 1824 Bolívar derrotó al ejército realista del general José de Canterac con el coronel Manuel Isidoro Suárez en la Batalla de Junín.

El 9 de diciembre de 1824 se celebra la batalla de Ayacucho comandada por Antonio José de Sucre, y con la capitulación del virrey De La Serna se reconocía la Independencia del Perú y de América.
Solo  el mantendría el «Ultimo Bastión»: José Ramón Rodil y Campillo  y sus 2.800 soldados se negaron a rendirse ante la perspectiva de que aún podría recibir pronto refuerzos de España, así los últimos españoles del Perú se atrincheraron en la Fortaleza del Real Felipe del Callao, hasta que luego de dos años de asedio cedieron a su rendición el 23 de enero de 1826.

* El 10 de febrero de 1825 Bolívar renuncia a los poderes dictatoriales , que exactamente un año antes  el congreso le habían concedido así como a las recompensas ofrecidas en el Perú . Explica en su carta[2] :

«…Yo soy un extranjero: he venido a auxiliar como guerrero, y no a mandar como político…».

Ante ello el Congreso nacional (el mismo que se había instalado en 1822), decidió por unanimidad prorrogar la dictadura bolivariana hasta el año siguiente, facultando a Bolívar delegar el mando supremo, total o parcialmente, en las personas que tuviese a bien (10 de febrero de 1825). Bolívar  dirige el mensaje Presidencial: «MENSAJE DEL GENERAL SIMÓN BOLÍVAR AL SOBERANO CONGRESO CONSTITUYENTE DEL PERÚ, 10 DE FEBRERO DE 1825 [1]

MENSAJE DEL GENERAL SIMÓN BOLÍVAR AL SOBERANO CONGRESO CONSTITUYENTE DEL PERÚ,
10 DE FEBRERO DE 1825
Señores:
Los representantes del pueblo peruano se reúnen hoy, bajo los auspicios de la espléndida victoria de Ayacucho, que ha fijado para siempre los destinos del Nuevo Mundo.
Hace un año que el Congreso decretó la autoridad dictatorial, con la mira de salvar la República, que fallecía oprimida con el peso de las más espantosas calamidades. Pero, la mano bienhechora del Ejército Libertador, ha curado las heridas que llevaba en su corazón la patria: ha roto las cadenas que había remachado Pizarro a los hijos de Manco Capac, fundador del Imperio del Sol; y ha puesto a todo el Perú bajo el sagrado régimen de sus primitivos derechos.
Mi administración no puede llamarse propiamente sino una campaña: apenas hemos tenido el tiempo necesario para armarnos y combatir, no dejándonos el tropel de los desastres, otro arbitrio que el de defendernos. Como el Ejército ha triunfado con tanta gloria de las armas peruanas, me creo obligado a suplicar al Congreso que recompense debidamente el valor y la virtud de los defensores de la patria.
Los tribunales se han establecido según la ley fundamental. Yo he mandado buscar el mérito oculto para colocarlo en el tribunal; he solicitado con esmero a los que profesaban modestamente el culto de la conciencia: la religión de las leyes.
Las rentas nacionales no existían, el fraude corrompía todos sus canales, el desorden aumentaba la miseria del Estado. Me he creído forzado a dictar reformas esenciales y ordenanzas severas para que la República pueda llevar adelante su existencia, ya que la vida social no se alimenta sin que el oro corra por sus venas.
La crisis de la República me convidaba a una preciosa reforma, que el curso de los siglos quizá no volverá a ofrecer. El edificio político había sido destruido por el crimen y la guerra. Yo me encontraba sobre un campo de desolación; más, con la ventaja de poder constituir en él un gobierno benéfico. A pesar de mi ardiente celo por el bien del Perú, no puedo asegurar al Congreso que esta obra haya llegado al grado de mejora con que me lisonjeaba mi esperanza. La sabiduría del Congreso tendrá que emplear toda su eficacia para dar a su patria la organización que ella requiere y la dicha que la libertad promete. Séame lícito confesar que, no siendo yo peruano, me ha sido más difícil que a otro, la consecución de una empresa tan ardua.
Nuestras relaciones con la República de Colombia nos han proporcionado poderosos auxilios. Nuestra aliada y confederada no ha reservado nada para nosotros; ella ha empleado su tesoro, su Marina, su Ejército, en combatir al enemigo común como en causa propia.
El Congreso observará, por estas demostraciones de Colombia, el precio infinito que tiene, en el orden americano, la íntima y estrecha federación de los nuevos Estados. Persuadido yo de la magnitud del bien que nos resultará de la reunión del Congreso de representantes, me he adelantado a invitar a nombre del Perú a nuestros confederados para que, sin pérdida de tiempo, verifiquemos en el istmo de Panamá, esa augusta Asamblea que debe sellar nuestra alianza perpetua.
La República de Chile ha puesto a las órdenes de nuestro gobierno una parte de su Marina, mandada por el bizarro vice-almirante Blanco, que actualmente bloquea la plaza del Callao con fuerzas chilenas y colombianas.
Los Estados de México, Guatemala y Buenos Aires nos han hecho ofertas de servicios, aunque sin efecto alguno, a causa de la celeridad de los sucesos. Estas repúblicas se han constituido y mantienen su tranquilidad interna.
El agente diplomático de la República de Colombia es el único que, en estas circunstancias, ha sido acreditado cerca de nuestro gobierno.
Los cónsules de Colombia, de los Estados Unidos de América y de la Gran Bretaña se han presentado en esta capital a ejercer sus funciones. El último ha tenido la desgracia de perecer de un modo lamentable; los otros dos han obtenido el exequátur correspondiente para entrar a los deberes de su cargo.
Luego que los sucesos militares del Perú sean conocidos en Europa, parece probable que aquellos gobiernos decidan definitivamente de la política que hayan de adoptar. Me lisonjeo que la Gran Bretaña será la primera que reconozca nuestra independencia. Si hemos de dar crédito a las declaraciones de Francia, ella no está muy distante de unirse a Inglaterra en esta marcha liberal, y tal vez el resto de la Europa seguirá esta misma conducta. La España misma, si oye los consejos de su propio interés, no se opondrá más a la existencia de los nuevos Estados que han venido a completar la sociabilidad del universo.
¡Legisladores!
Al restituir al Congreso el poder supremo que depósito en mis manos, séame permitido felicitar al pueblo, porque se ha librado de cuánto hay de más terrible en el mundo: de la guerra, con la victoria de Ayacucho, y del despotismo con mi resignación. Prescribid para siempre, os ruego, tan tremenda autoridad. ¡Esta autoridad que fue el sepulcro de Roma! Fue laudable, sin duda, que el Congreso, para flanquear abismos horrorosos y arrostrar furiosas tempestades, clavase sus leyes en las bayonetas del Ejército Libertador; pero, ya que la nación ha obtenido la paz doméstica y la libertad política, no debe permitir que manden sino las leyes.
Señores:
El Congreso queda instalado. Mi destino de soldado auxiliar me llama a contribuir a la libertad del Alto Perú y a la rendición del Callao, último baluarte del imperio español en la América Meridional. Después volaré a mi patria a dar cuenta a los representantes del pueblo colombiano de mi misión en el Perú, de vuestra libertad y de la gloria del Ejército Libertador.

Enseguida, el 10 de marzo del mismo año el mismo Congreso cesó en sus funciones y  Bolívar continua ejerciendo como «Libertador de la del Perú y Encargado del Supremo Mando de ella«.

En abril de 1825 concluye la campaña de Sucre en el Alto Perú y el fin de las campañas militares independentistas en el Perú.

Bolivia, su Constitución y el ahora recelo hacia Bolívar.

El 9 de julio de 1825,  concluida la Asamblea Deliberante en Chuquisaca se determinó la completa independencia del Alto Perú, la cual fue proclamada el 6 de agosto.

El 18 de mayo de 1826 Bolívar firmó en Lima un decreto de reconocimiento de la independencia de Bolivia por parte del Perú. ​

Mediante un decreto la Asamblea determinó que el nuevo estado llevaría el nombre de «República Bolívar», en homenaje al Libertador, designado «Padre de la República», nombre que fue poco tiempo después cambiado a Bolivia. Asi mismo se le concede  a Bolívar, también el supremo poder ejecutivo en forma vitalicia, con los honores de Protector y Presidente. ​ Bolívar agradeció estos honores, pero declinó la aceptación del cargo, designando al general Antonio José de Sucre.

19 de julio de 1826 la constitución de la República de Bolivia inicia el debate y es sancionada por el Congreso General Constituyente el 6 de noviembre de 1826  y promulgada por Antonio José de Sucre el 19 de noviembre del mismo año.

La constitución de la República de Bolivia (Alto Perú), establece que el presidente de la República sería elegido por el poder legislativo, por primera vez, con carácter vitalicio, y en caso de falta absoluta, por muerte o renuncia, lo sucedería el vicepresidente, nombrado por el presidente, con la aprobación del cuerpo legislativo.

El 3 de septiembre de 1826 Bolívar dirige una Proclama al despedirse del Perú: en el indica   [3]

«No me aparto de vosotros; os queda mi amor en el Presidente y Consejo de Gobierno, dignos depositarios de la autoridad suprema; mi confianza en los magistrados que os rigen; mis íntimos pensamientos políticos, en el Proyecto de Constitución; y la custodia de vuestra independencia, en los Vencedores de Ayacucho. Los Legisladores derramarán el año próximo todos los bienes de la libertad por la sabiduría de sus leyes. Sólo un mal debéis temer: os ofrezco el remedio. Conservad el espanto que os infunde la tremenda anarquía. ¡Terror tan generoso será vuestra salud!»

El 4 de septiembre de 1826, Bolívar se embarca en el bergantín Congreso con dirección a Colombia dejando en el Perú un «Consejo de Gobierno» cuya misión era lograr la vigencia de la Constitución «Vitalicia».

El 26 de Noviembre la el Congreso boliviano había aprobado la constitución , que luego eligió a Antonio José de Sucre como presidente vitalicio de Bolivia, con la condición de que Bolívar ejerciera el poder supremo cada vez que hiciera acto de presencia en su territorio.​
El 30 de noviembre de 1826 el Consejo de Gobierno del Perú declaró que “La Constitución Vitalicia era la Ley Fundamental del Perú y S.E. el Dictador Simón Bolívar el Presidente Vitalicio de la  República”.
El 9 de diciembre de 1826 ya aprobada así la Constitución Vitalicia, fue juramentada en ambos países, el Perú y Bolivia, en el segundo aniversario de la batalla de Ayacucho.

El libertador, que ejercía  de presidente de la Gran Colombia, mientra que fue tambien primero Dictador en el Perú y luego encargado del Mando Supremo del Perú, patrocinó e implemento allí, para el Perú, la Constitución de Bolivia. En tanto, en la Gran Colombia que se regia por la constitución derivada del congreso de Cucuta, Bolívar también alentó la constitución Boliviana, sin embargo la misma fue rechazada por los gobernadores de Cundinamarca, Venezuela y por la región de Panamá:

La Constitución Boliviana se adoptó en el Perú con la aclaración de que “el Libertador y no otro debía ser el presidente vitalicio”, mientas que en Colombia el vicepresidente Santander rechazó esa Constitución y anunció que iba a defender la de Cúcuta “a todo trance”. En Guayaquil una junta popular consignó en Bolívar “el ejercicio de la soberanía” y le invistió de “facultades dictatoriales”. En Quito el general Juan José Flores y Aramburu (nacido en Puerto Cabello) consiguió adherir a lo de Guayaquil confiriéndole “la investidura de dictador”.

Nueve de los departamentos que formaban la Gran Colombia proclamaron la dictadura y los otros siguieron en la defensa del régimen constitucional de Cúcuta.

*El general Santa Cruz, influenciado por el gobierno del Perú,  alentó amotinamientos en  el pueblo de Lima, el pueblo pidió cambio de ministros y de la constitución Boliviana  implementada el año anterior. Por tal motivo Santa Cruz convocó la reunión de una constituyente, la cual termino el 22 de Junio de 1827  por anular la Constitución Boliviana y destituir al Libertador, a lo que se comunica  a Bolívar la» Ley  de Abolición de  la Constitución Vitalicia y la llamada a Elecciones de Presidente de la República». :[4]

«Artículo 1. Que el Poder Ejecutivo comunique oficialmente al Libertador Simón Bolívar, Presidente de Colombia, la instalación del Congreso General Constituyente, y decreto expedido sobre la Constitución llamada Boliviana; y asimismo, la elección que ha hecho de Presidente y Vicepresidente propietarios de la República.
Artículo 2. Que a nombre del Congreso General le manifieste la gratitud de la nación por lo servicios que ha prestado a la causa de la independencia.»

1928 La situación de diferencias escalaría a tal grado que con la intervención del Peru en Bolivia se llevaria a cabo la guerra Colombo-Peruana (entre 1828–1829) donde la República del Perú reclamaba especialmente a Quito (hoy dia Ecuador) y otros territorios a Colombia como Tumbes, Jaén y Maynas. Este conflicto culminó con la batalla del Portete de Tarqui (contra José de la Mar, el 27 de febrero de 1829 ) y el Tratado de Guayaquil (El 22 de septiembre de 1829).

====================================================

Bolívar que inicio sus ideales de libertad, independencia y democracia había luego adoptado la visión de naciones suramericanas enmarcadas en una alianza. Sus pretensiones militares triunfaron en sus campanas que libro y las políticas e las independencias logradas, y ahora su deseo era destinar el futuro de las naciones al imperio de las leyes, pero luego de la experiencia en el Perú y la que tendría en Colombia decidió  dar un ultimo  giro en la consecución del poder absoluto para tratar de mantener el orden. Políticos y militares del gobierno tanto del Perú como de Colombia reaccionaron al contenido de la constitución Boliviana y comenzó una desconfianza mutua por los intereses y futuro de la unión. Bolívar se ve a si mismo imprescindible, ya no hay españoles con los que luchar, y muchos de los que fueran patriotas optan ahora por la lucha de las riquezas, poder y hasta se vieron renovados en los vicios que antes argumentaban que ostentaban los enviados de España. Mas tarde en 1828 Bolívar se referirá  a esta visión en una carta al l General Francisco Carabaño:  sobre  ella como «…La falta de probidad es un azote»…

====================================================

[1]https://www.congreso.gob.pe/participacion/museo/congreso/mensajes/mensaje_libertador_soberano_congreso_constituyente_peru_10_febrero_1825
[2]http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/doctrina-del-libertador–0/html/ff6f5f94-82b1-11df-acc7-002185ce6064_31.html
[3] https://www.congreso.gob.pe/participacion/museo/congreso/mensajes/proclama_despedirse_peru_3_setiembre_1826
[4] https://www.congreso.gob.pe/participacion/museo/congreso/mensajes/ley_abolicion_constitucion_vitalicia_eleccion_presidente_republica_22_junio_1827
[5]https://www.libertadypensamiento.com/2015/05/decreto-de-simon-bolivar-de-pena-de.html?m=1
[6]Decretos del Libertador. Publicaciones de la Sociedad Bolivariana de Venezuela, Tomo I (1813 – 1835) pág. 283. Imprenta Nacional, Caracas, 1961
[7]Carlos Contreras y Marcos Cueto, Historia del Perú Contemporáneo. Desde las luchas por la independencia hasta el presente. Lima: IEP, 4ta edición, 2007.
[8]http://pacarinadelsur.com/nuestra-america/utopias/897-simon-bolivar-y-la-federacion-de-los-andes-el-proyecto-politico-y-el-intento-de-construccion-de-estado-en-el-peru-1823-a-1826
[9]http://elgrupofiesta.pe/un-dia-como-hoy-10-de-septimebre-de-1823-el-congreso-nombra-al-general-simon-bolivar-presidente-del-peru/

2 opiniones en “1824, 10 de febrero — Bolívar Dictador en Perú”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: