Inicio > Ciencia y Tecnologia, Historia > Potencias del alma, Jose Francisco Torrealba

Potencias del alma, Jose Francisco Torrealba


Haciendo una lectura de uno de los cientificos venezolanos que como muchos otros encontramos sus nombres en escuelas universidades, institutos gubernamentales y privadas, entre otros, resalta el nombre de José Francisco Torrealba, un científico sin laboratorio formal, que laboraba y experimentaba en su casa con el apoyo de su esposa, pero que lleno de convencimientos dedico su vida a la investigación y desarrollar su vocacion de médico, pricipalmente hacia las personas humildes que más lo necesitaban. Su vida que transcurrio entre otros lugares, en  Santa Maria de Ipire, Aribí, San Diego de Cabrutica,  San Juan de los Morros (su casa aún esta en Los Puentes), Zaraza  así como en Caracas donde estudio  medicina,  fue una persona dedicada a hacer lo que sabia hacer bien.  Así llego a brindar reconocidos aportes al estudio y tratamiento del mal de Chagas.
Es descrito por alguien que lo conocio en su etapa estudiantil, Augusto Morillo Chacón en una página relacionada con la Universidad Central de Venezuela. En ella describe a Torrealba como una de las personas en quien vio, que desarrollaba las tres potencias del alma. Estas están recionadas con pensamientos de antiguos filósofos que nombran: Voluntad, Memoria y Entendimiento (algunos la llaman inteligencia). Actualmente se tiene, que en el campo de la enseñanza, la persona que aprende debe tener o desarrollar las tres, si alguna falla el resultado no es totalmente satisfactorio ni las otras funcionan debidamente.
-Voluntad:  No basta con decir lo que se quiere hacer, hay que abocarse a trabajar, levantarse y comenzar el trabajo que nos compete y terminarlo satisfactoriamente. Todos tenemos capacidades y desarrollamos grandes ideas, pero tan importante como ellas, es la voluntad para lograr las metas trazadas.
-Memoria:  No olvidar o bien saber recordar,  permite aprender de la experiencia, evitar cometer errores y además permite agilizar el desarrollo de nuestras labores, como personas y  en la sociedad.
-Inteligencia:No necesariamente se nace con ella, también se desarrolla fruto del esfuerzo, la constancia y la vocación. En ella mide cuanto hemos dedicado a aprender algo y lo que hemos asimilado, la manera en que enfrentamos un razonamiento  y como lo resolvemos buscando la solución más coherente.

Tres potencias del alma, que como virtudes, nos hacen personas más competentes,  y considerando primordialmente una educación basada en valores, no encaminan a ser personas de bien.

 “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”. Albert Einstein.
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: